Etapas evolución de la Era Digital

Las etapas de la Era Digital y el comienzo de la Cibervida

Publicado el 2 comentariosPublicada en Era Digital, Estrategia, Futuro, Innovación

La Era Digital (también conocida como Era de la Información o Revolución Digital) sucede a la Revolución Industrial y en su primera etapa u ola se caracterizó por la introducción de los ordenadores en nuestras vidas, por la cibernética. Esta ola se dividió en dos fases: la primera con el uso de los mainframes en el mundo de las organizaciones y, en seguida, con la diseminación de los ordenadores personales y, gracias a Steve Jobs y Bill Gates, su uso generalizado hasta llegar a la casa de las personas.

La segunda ola, empezada alrededor de los años 1995, se caracterizó por la conexión de estos ordenadores a través de Internet y el surgimiento del ciberespacio. También aquí verificamos dos fases, la 1.0 con la web y la popularización del comercio electrónico dando origen a empresas como Amazon, y creando gigantes como Dell (una empresa con que tuve el placer de trabajar exactamente en esta fase) y la fase 2.0, con las redes sociales (y nuevos gigantes surgen, entonces). Esta segunda fase arrancó de verdad hace unos 10 años y ahora percibimos el inicio de una tercera ola, y extremadamente potente que denomino la cibervida.

Es el momento en que la potencia de los ordenadores se suma a la potencia de las redes sociales y tenemos el surgimiento del cloud computing, de la Inteligencia Artificial dando sus pasos en distintas áreas de la economía, el machine learning, social analytics, blockchain, entre otras innovaciones. Eso posibilita toda la forma de cambios en diversos campos del conocimiento, de la ingeniería genética a las smart cities; de la economía compartida a los vehículos autónomos. Desafortunadamente, también, crece el riesgo de los ciberataques a esta sociedad altamente dependiente de la tecnología.

Como toda tecnología que evoluciona exponencialmente, los desafíos técnicos de la cibervida serán resueltos antes de los desafíos sociales y éticos. Estamos probando tiempos de cambio acelerado, y las decisiones del futuro se juegan ahora. ¿Sabremos jugar bien este juego?

Carlos Victor Costa Madrid Charlene Li

El Mundo Groundswell: un libro fundamental para comprender el social business cumple 10 años

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Estrategia, Social business

En julio de 2012 tuve al placer de conocer personalmente en Madrid a Charlene Li, fundadora de la consultoría Altimeter y autora de libros indispensables para comprender la Web 2.0 como El Mundo Groundswell y Open Leadership. Allí le pregunté sobre la importancia de la reputación online y su respuesta fue

“La reputación online es algo que uno tiene que desarrollar, en términos de tener una estrategia para ella, para la marca. Es posiblemente el activo más importante que uno tenga que gestionar en toda su vida, más importante que cualquier inversión que se haga. Pero, entonces te das cuenta del tiempo que la gente gasta para gestionar los portfolios financieros, las acciones – una cantidad brutal de tiempo. ¿Y cuánto tiempo se gasta en reputación? Casi nada. Así que tienes que ser muy proactivo para considerar estratégicamente que tipo de reputación quieres, y ahora con los medios sociales puedes crear eso eficientemente.”

Groundswell cumple 10 años de su primera edición y fue un libro fundamental para la comprensión de un fenómeno naciente, el social business. Pasados 10 años, Charlene publicó un comentario sobre lo que ha cambiado y lo que no ha cambiado en estos 10 años. Sus principales puntos en esta breve evaluación:

  • La vida social online es prácticamente ubicua: jugamos online con amigos, podemos divulgar al minuto nuestras ideas para miles de personas, el espacio digital dejó de ser una experiencia individual para ser una experiencia compartida.
  • El uso del social media para movimientos sociales como el Arab Spring también llevaron a la radicalización y las cámaras de eco que distribuyen mensajes de odio y nos dejan a todos más vulnerables
  • Como ya comentamos aquí, la noción de privacidad se relajó, pero empezamos a estar un poco más atentos a lo que se hace con nuestros datos
  • Enfocar a las personas sigue siendo el primero paso de una estrategia digital, aunque muchas empresas prefieren empezar por la solución tecnológica
  • Estructura sigue la estrategia, y el uso del social business es indicativo de una empresa más enfocada al consumidor

El artículo completo de Charlene Li se puede ver en LinkedIn

Jorn_Lyseggen_Meltwater

Data Fest en London: Sysomos Summit

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Big Data, Data mining, Estrategia, Eventos, Inteligencia

El martes pasado, asistí a Sysomos Summit en Londres, una celebración de tecnología, data science, redes sociales y negocios. El evento también fue el lugar donde Meltwater, una empresa líder en el área de monitoreo de medios de mercado y software de inteligencia de negocios, anunció la adquisición de Sysomos. Jorn Lyseggen, fundador y CEO de Meltwater, presentó los objetivos acerca de esta adquisición, bajo la nueva visión Outside Insight.

Me sorprendió gratamente ver en una de las diapositivas de Lyseggen la mención del impacto de la nueva realidad digital en la toma de decisiones, que es exactamente el tema clave de este mi blog. De hecho, Lyseggent escribió un libro sobre esto. Estoy a mitad de camino en mi lectura y puedo decir que vale 100% la pena.

Para empezar, no es solo un libro sobre gestión datos. Los temas centrales del libro son el cambio, la toma de decisiones y la estrategia. Su tesis clave es que las organizaciones necesitan no solo tener una visión interna de los datos a través, por ejemplo, de los datos gestionados por el software de ERP. Sobre todo, y fundamentalmente, las empresas hoy deben mantener su mirada atenta a factores externos, y para eso pueden aprovecharse de las «migas en línea» (también me gusta llamar «huella digital») que están disponibles en el mundo digital, con origen en las más variadas fuentes. Salir de un paradigma introvertido para extrovertido, en otras palabras.

 El resultado de este cambio de actitud es claro: las empresas empiezan a actuar (no solo a reaccionar) en tiempo real, toman decisiones más inteligentes, como la mirada hacia el futuro, y son capaces de predecir, no explicar, sus acciones en un mercado en constante cambio.

 Muy interesante, también, fue la mención de Lysenggen al Modelo de Fuerza 5 de Michael Porter. Al contrario de aquellos que el modelo está desactualizado, eso demostró que el modelo mantiene su validez como parte esencial del análisis y de la formulación de la estrategia. Con el nuevo paradigma propuesto por el libro, el modelo gana potencia y su aparente naturaleza estática se transforma por completo en una arena vibrante y competitiva en tiempo real.

El evento contó con muchos otros representantes de diferentes empresas, y quizás el punto común más importante entre las presentaciones fue cómo los datos externos pueden ser una fuente de ventaja competitiva (Porter, nuevamente). Las empresas que integran los datos de la manera descrita por Jorn Lysenggen en su libro para «luchar contra creencias preconcebidas y romper con sus prejuicios internos» seguramente evitarán el tipo de visión de túnel o miopía de marketing (concepto de otro autor clásico, Levitt) que afectó a grandes marcas como Kodak o Blackberry. Y sobrevivirán a estos tiempos hipercompetitivos con menos dificultades.

La crisis de Facebook y Cambridge Analytica

La cara mala de Facebook (1/4)

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Big Data, Crisis, Estrategia, Privacidad, Reputación online

En esta crisis de reputación de Facebook y Cambridge Analytica yo planteo una reflexión: ¿Es posible una organización multinacional ser apolítica? Este es uno de los principales desafíos éticos de toda multinacional, pero eso es aún más importante cuando una empresa no está simplemente involucrada en el negocio de vender productos y servicios, como gasolina, zapatillas o perfumes. En el caso de Facebook, que se define ambiciosamente como una empresa que quiere ‘make the world more open and connected’ está claro que es bastante complicado. La misión de la empresa entra en ruta de colisión con el derecho a la privacidad y el poder de quienes usan nuestros datos en la publicidad vía Facebook como una arma de influencia.

En este sentido, la iniciativa #DeleteFacebook, aunque no va a afectar en casi nada a la empresa, es un indicador interesante de un posible cambio de humor social en relación a la simpática empresa azul. Eso porque la iniciativa expresa un rechazo y la conciencia de que las redes sociales, y en particular Facebook como su principal actor, no es algo tan inocente como las caritas sonrientes o los pulgares arriba de sus iconos. O los posts de perros y gatos.

En esta crisis de Facebook y Cambridge Analytica lo que vemos claramente es el cuestionamiento de la ética de una empresa con fines comerciales por la manera por la cual:

  1. Gestiona los datos que ha conseguido de las personas
  2. Entiende lo privado como algo comercialmente rentable
  3. Administra la confianza que sus usuarios y clientes tienen en ella

Es un caso extremadamente complejo con implicaciones para cualquier empresa que se mueve en la economía digital. Y que por lo tanto necesita de algunos parámetros acerca de estos temas para saber cómo tomar sus decisiones estratégicas. En los próximos tres posts voy a intentar abordar estos puntos. To be continued…